Últimas Actualizaciones del Evento

Plataforma política ADLA

Posted on Actualizado enn

Activistas por la defensa y liberación animal – ADLA

Plataforma política

Declaración de principios

            Activistas por la Defensa y Liberación Animal – ADLA es una organización no gubernamental, con sede en Ecuador conformada en el año 2014, de veganos/as abolicionistas cuya postura es ética-política y nuestros objetivos son reivindicar los derechos de la Naturaleza y los Animales hasta las últimas consecuencias. Entendemos la guerra a nivel planetario que estamos librando por una decadente y sesgada visión antropocéntrica del mundo. Este distanciamiento de nuestra conexión inherente con la naturaleza ha provocado desastres ecológicos, injusticias sociales y distintos tipos de esclavitud. Por lo que los cuestionamientos principales son: ¿Quién traza la línea entre lo humano y lo animal? Y ¿Quién determina la arbitraria superioridad de los animales humanos ante los demás animales y la naturaleza? ¿Bajo qué presupuestos se subordina a quienes no entran dentro de lo que se considera como “humano”?  Entendemos, en ese contexto, que el animal humano está enajenado y alienado de su verdadera naturaleza. Por lo que como organización adoptamos una postura biocéntrica/ecocéntrica del mundo, y todos nuestros accionares son en base a ese planteamiento ideológico. Nos situamos dentro de la naturaleza, y no sobre ella. Comprendemos la interconexión e interdependencia de todos los seres vivos. Concebimos a la Madre Naturaleza como un macro sistema compuesto por millones de microsistemas que interactúan y se influyen unos a otros. Con el siguiente presupuesto básico: lo que le pasa a unx le pasa a todxs. En ese sentido, la meta de ADLA es llegar a un mundo en donde vivamos en armonía con todos los seres vivos  y ecosistemas entendiendo la importancia intrínseca de cada uno de ellos.

ADLA se apega a la filosofía Náhuatl, el camino espiritual de Rod Coronado, uno de nuestros héroes de la lucha, el conocimiento de que todo es una unidad y una armonía, y de que la especie humana tiene la función de servir al desarrollo de la entidad cósmica llamada planeta Tierra, para de esa manera contribuir a la evolución del Cosmos.

En ese contexto, nos comprometemos a mediante nuestras diferentes plataformas de acción a apuntar a un cambio del imaginario cultural de la sociedad, y sobre todo generar un despertar de conciencia a nivel planetario. Nuestro imperativo categórico es: nuestra vida son los animales y nuestra causa su liberación. Entendemos que el movimiento por la liberación de la tierra y los animales es un movimiento de resistencia social. Por lo que nuestros principales principios son: “Ecodefensa, liberación animal y revolución social”.

  1. Principios de la organización ADLA

Eco-defensa.- La eco-defensa es uno de nuestros imperativos categóricos, esto consiste en que bajo el medio que sea, siempre abrazando los principios de la no-violencia hacia animales humanxs y no humanos y la justicia, defender la Tierra y a todxs sus integrantes con el planteamiento principal defender los derechos inherentes de la Naturaleza. ADLA rechaza la violencia arbitraria o que tienda a justificar esquemas de opresión vigentes, por el contrario apoyamos la violencia que implica autodefensa de lo sectores oprimidos. Nos apegamos al ecologismo revolucionario, una sinergia entre el ecologismo social y la ecología profunda cuyo objetivo principal es luchar y resistir en contra de quienes intentan dominar la naturaleza y sus habitantes a favor de la defensa, hasta las últimas consecuencias, de nuestra madre tierra. Un principio generalizado, no sólo de la eco-defensa, sino de los demás es el amor universal. Entendido como todo lo que hacemos o dejamos de hacer para que quienes están a nuestro alrededor crezcan. En la eco-defensa esto implicaría que amar a los ecosistemas es no interferir en ellos, y que amarlos también implica defenderlos de quienes intentan interferir y dañar el equilibrio planetario.

Liberación animal.- La liberación animal implica dentro del amor universal desde acciones cómo no abusar de los animales, a través de nuestra propia cotidianidad, bajo ningún contexto hasta acciones directas para liberarlos con el principal presupuesto: defender los derechos inherentes de los Animales. Esto implica, que el principio de la liberación animal significa rechazar, deconstruir y no reforzar la idea de los animales como objetos. Aniquilar la visión utilitarista de los animales, dado que cada uno/a de nosotros/as tenemos intereses personales en seguir vivos, experimentar el placer y alejarnos del dolor, nadie tiene la capacidad moral de arrebatarnos e irse en contra de esos intereses. Entendemos que nosotrxs lxs animales somos un fin por sí mismo. En suma, lxs animales no somos comida ni vestimenta ni instrumentos de experimentación ni de diversión y mucho menos mascotas al servicio de nadie. Quien intente atentar y violentar estos derechos básicos estará sujeto a las acciones por parte de la organización.

Revolución social.- El principio de la revolución social implica entender que tenemos un enemigo en común: el capitalismo. Un sistema económico, social, político y cultural que desliga al individuo de la naturaleza, y la contempla como una bestia a la cual hay que atraparla y domarla. Por lo que, si pretendemos, y sí lo hacemos, liberar a los animales y la naturaleza necesariamente tenemos que realizar un cambio de paradigma estructural. De otra manera estaríamos cayendo en la misma dinámica de explotación y subordinación. Esto implica, aliarnos con otras luchas de resistencias, porque sencillamente es imposible pensar los derechos de lxs animales humanxs, lo derechos de los animales no-humanos y los de la naturaleza separados. En suma, como movimiento de resistencia social estamos ideológicamente a la par con la izquierda radical que abraza principios similares a los nuestros como: democracia, equidad, justicia y amor universal. La revolución social es una multi-perspectiva de la liberación, abrazando la teoría de la liberación total. Esto se trata de luchar por la liberación de un grupo oprimido, y a la vez por la liberación de toda forma de opresión. Por lo que nos declaramos veganos y veganas abolicionistas, y por consecuencia abrazamos también el ecologismo revolucionario, el feminismo radical y el anarco-comunismo.

  1. Sociedad armónica

Basados en nuestros principios fundamentales: eco-defensa, liberación animal y revolución social aspiramos a una sociedad armónica que entienda y respete la interconexión en armonía de todos los seres vivos. Por lo que ADLA, espera que este cambio de paradigma y evolución de consciencia se traduzca e implique destruir las estructura de poder que soportan la esclavitud: esfera económica, socio-cultural, y política de la sociedad.

Principios económicos

Dado que el capitalismo como modelo económico es insustentable, injusto y no está de acorde a la realidad de un planeta finito, ADLA se apega y sigue la línea de la economía ecológica. La economía ecológica plantea quitar a la naturaleza del estrato económico, entendiendo su valor intrínseco. El actual modelo económico es incipiente y crea lógicas consumistas y de acumulación, por lo que es imposible pretender liberar a la tierra y a la naturaleza en la medida en la que sigamos pensando dentro del imperante paradigma económico. Nos apegamos, y sostenemos firmemente que no necesitamos crecimiento económico, de hecho proponemos decrecimiento. Y sobre todo que “medidores de “desarrollo” como el PIB se eliminen dado que no representan las externalidades negativas y sobre todo no toman en cuenta el “capital” natural. Rechazamos la economía ambiental, dado que la misma refuerza la idea de la Naturaleza como un recurso, cuyo objetivo es internalizar las externalidades asignando un valor monetario a la madre tierra, lo cual por principio es imposible. Nosotrxs no pretendemos que se explote a la naturaleza de una manera “sustentable” nosotros y nosotras, queremos que se deje de explotarla.

Principios sociales

Los principios sociales de ADLA son la auto-sustentabilidad, simplicidad voluntaria, convivencia armónica y en comunidad con el planeta. Nos apegamos al principio fundamental de la cosmovisión indígena, el Sumak Kawsay. El Sumak Kawsay es el principio del buen vivir o vivir bien cuya premisa fundamental es vivir acorde a los ritmos de la naturaleza, respetando sus ciclos así como una interacción sana y armónica entre todos sus miembros. En contraposición al vivir mejor de la lógica capitalista: este principio se opone al bienestar, que parte de una lógica capitalista que más allá de pretender abrazar la simplicidad voluntaria lo que propone es una dinámica de crecimiento económico que interrumpe los ciclos naturales y a la vez incrementa la desigualdad social. Dentro de los principios sociales, la convivencia armónica implica rechazar cualquier tipo de subordinación y de jerarquía, por lo que nos oponemos al especismo, racismo, sexismo y clasismo. En suma, defendemos los derechos de los animales humanos, así como los derechos de los animales no-humanos y de la naturaleza abrazando el principio de igualdad.

Principios políticos

ADLA tiene como prioridad defender y liberar a los animales y a la naturaleza. En ese contexto, nos apegamos a formas horizontales y auto-gestionadas, no autoritarias de convivencia social, en el espacio político. Reivindicamos el autogobierno y el autonomismo de los pueblos. Las normas que guían nuestras relaciones políticas son la tolerancia, respeto y sobre todo inclusión a las diferencias; esto es regla en la medida en la que dichas diferencias no rompan el principio de igualdad. Abrazamos la justicia, la igualdad y la libertad. ADLA afirma que, como condición indispensable para conducir sus actividades públicas y privadas, utilizará los medios que sean necesarios. Pretendemos aliarnos con la izquierda radical: movimiento feminista, ecologista, indígena, marxista con el objetivo de mediante la actividad política en calidad de la política cambiar la historia. Tenemos presente que las reformas ni las leyes no la cambian sino la lucha social.

Autonomía externa e interna

ADLA establece categóricamente la obligación de no aceptar pacto o acuerdo que lo sujete o subordine a cualquier organización internacional, o lo haga depender de entidades o partidos políticos extranjeros o nacionales. En ADLA queda absolutamente prohibido solicitar o recibir cualquier clase de apoyo económico, político y propagandístico, así como acuerdos con las corporaciones que explotan a los animales y a la naturaleza. Se prohíbe rotundamente caer en el síndrome de Estocolmo como muchas organizaciones lo hacen, lo cual solo obstaculiza la lucha.

 

Programas de acción

El programa de acción de ADLA aborda varias plataformas generales: educación, legislación, resistencia social, alternativas ecológicas e instrucción teórica. Nuestro objetivo estructural es ganar la batalla planetaria a favor de la Madre Tierra mediante estas plataformas. Abolir la esclavitud de cualquier animal ya sea humanx o no humano, así como la dominación de la Naturaleza. Esto implica a través de todas estas acciones cambiar la manera en la que el animal humano se configura y se relaciona con el entorno. Soldar la brecha entre los medios de producción y los modos de consumo.

 

Educación.- este programa de acción tiene como objetivo principal calar en el imaginario cultural de la sociedad. Pretendemos expandir el círculo de la moralidad de la sociedad a través de la educación, de la teorización y de la complejización de la realidad animalista. Entendemos que la evolución hacia una forma de vida en armonía con la naturaleza, implica abrazar la no-violencia y la justicia, no desde un paradigma antropocentrista, sino eco-centrista. Sin embargo, comprendemos los presupuestos implicados. No es posible veganizar a todo el mundo, incluso en otras realidades, la diferente materialidad de algunas comunidades implica que su veganización sea una forma de violencia estructural. Con la educación apuntamos a un veganismo popular, no burgués ni moderno-colonial. Y finalmente, entendemos que la madre Tierra es finita, y pretender liberar a los animales a través de este proceso lineal y lento no es viable, sino está acompañado de otros programas.

  1. Charlas:
  • Derechos de los animales, injusticia ecológica y desigualdad social
  • Veganismo popular y abolicionismo radical
  • El feminismo no es humanismo es animalismo
  • De la “tenencia” responsable a la convivencia armónica y libertaria
  • Si los océanos mueren, nosotrxs morimos
  1. Eventos culturales-artísticos y apropiación del espacio público
  • Performance
  • Ocupaciones/irrupciones
  1. Conversatorios y espacios de discusión que problematizan la lucha animalista
  • Cafés filosóficos: CaféAnimal
  • Ciclo de cine/foros Anti-especistas
  1. Medios de difusión independientes
  • Revista de estudios críticos abolicionistas

Legislación.- a pesar, de ser veganos y veganas abolicionistas, este programa de acción se creó con la siguiente premisa: si no ocupamos ese espacio alguien más lo hará. En la lucha institucionalista distinguimos dos procesos: las reformas y las restricciones. ADLA, apunta a la segunda, utilizar las instituciones para restringir ciertas actitudes y comportamientos que violentan a los animales. Y sobre todo, la valía de este programa de acción es la democracia directa o auto-gobierno. Entendemos, que el lobby político implica entrar dentro de la dinámica del capitalismo, y estar sujeto al agrado o desagrado del grupo político dominante. Sin embargo, con la democracia directa los procesos de participación popular son diferentes, y creemos en su poder y por lo tanto en su pragmatismo. Sin embargo, nuestra premisa como organización es: TODOS LOS FRENTES SON NECESARIOS, PERO UNOS SON MÁS IMPORTANTES QUE OTROS. Y por tanto, este frente queda relegado, y ADLA no lo asume como una línea de acción en tanto supone ciertas contradicciones con el abolicionismo.

Resistencia social.- Este programa de acción es el más importante, por lo tanto el que requiere mayor esfuerzo. Alianzas socio-políticas con la izquierda radical, las comunidades locales y los sectores marginales, apegados a la teoría del ecologismo de lxs pobres. Entendemos que una fuerte línea de acción es juntar fuerzas con los directos afectados/as de la explotación de los animales y la naturaleza, con el objetivo de lograr verdaderos procesos de resistencia social. Así como apegados y apegadas a la teoría de la liberación total entendemos que tenemos que converger fuerzas con otros movimientos para lograr un verdadero cambio de paradigma estructural dado que es imposible seguir pensando a las luchas de liberación desde un solo frente. Eso implica un reto desde ADLA para el animalismo del Ecuador. Abrazar otras luchas de izquierda y en una suerte de sinergia derrocar al capitalismo desde una multi-perspectiva. La propuesta teórica y práctica para este planteamiento es el: VEGANISMO POPULAR !!!!

  1. Movimiento ecologista.- El vínculo entre el ecologismo y la liberación animal es evidente, el reto es internalizar el discurso animalista con el ecologista. Dado que la explotación de los animales implica, directamente, la explotación de la naturaleza y su rápida destrucción entendemos que es imposible pensar a esa lucha sin la otra. El consumo de animales muertos es el principal responsable de los gases de infecto invernadero, así como de: la eutrofización de los ecosistemas, sobrepesca, destrucción de los ecosistemas marinos, contaminación de ríos, del aire, deforestación, etc. Y por otro lado, la Madre Tierra es el hogar de los hermanos animales que defendemos, por tanto, el vínculo y la forma de asimilar su discurso y viceversa se dará principalmente a través de los diferentes procesos de resistencia, el diálogo y el trabajo en conjunto.
  2. Movimiento feminista.- Nuestro principal vínculo son las bases teóricas-epistemológicas de la primera ola del feminismo. Las primeras activistas feministas-sufragistas eran vegetarianas y participaban en el sabotaje de la caza y en la acción directa contra los laboratorios de experimentación animal. Una de las premisas del feminismo, es que la diferencia entre las diversidades sexo-genéricas son inocuas, por lo tanto se las aceptan pero esto no implica sub-ordinación ni jerarquización. El mismo proceso de pensamiento aplicado al anti-sexismo se aplica con el anti-especismo. Son luchas hermanas en esencia. Y sobre todo, es importante develar como el capitalismo necesita de distintas ideologías violentas para que se apoyen y sostengan unas a otras, entre esas: el patriarcado y el especismo funcionan en paralelo. Sin tomar en cuenta que los cuerpos femeninos de nuestras hermanas animales no humanas son, significativamente, más violentadas. Es una cuestión de responsabilidad y deber de género.
  • Revindicación de los derechos sexuales y reproductivos
  • Impulsar el uso de fertilizante orgánico con la menstruación
  • De-construir las masculinidades hegemónicas y la hetero-normatividad
  • Destruir el sistema patriarcal, fálico, antropocéntrico y especista
  • Implementación del “Feminicidio” dentro de la legislación
  • Sabotaje Plan Familia
  • Derecho a lactancia
  1. Movimiento indígena.- las luchas se complementan, es por eso que la resistencia social ecológica va de la mano con la resistencia social indígena. Entendemos el funcionamiento de la matriz civilizatoria y como reproduce discursos modernos-coloniales que aniquilan las culturas subalternas. El principal objetivo en este proceso es rescatar nuestros valores ancestrales, pero sobre todo entender la relación de lxs indígenas con los animales y la naturaleza en busca de un veganismo popular anti-civilizatorio.
  2. Movimiento marxista.- la lucha de clases, y toda lucha es nuestra lucha. Con base en los fundamentos teóricos del eco-marxismo, y principalmente gracias al término acuñado por Marx sobre la fragmentación metabólica pretendemos afianzar el vínculo con los marxistas para introyectar y problematizar la ecología y el animalismo de Marx. Entendiendo que los animales no humanos han sido históricamente explotados; los concebimos como el proletariado del proletariado; además, de los grandes riesgos y violencia hacia los trabajadores inherentes a las prácticas de la agro-industria. El consumo de carne es un lujo burgués y elitista en tanto supone fuertes costos ambientales, de injustica social y explotación a los trabajadores.
  3. Comunidades locales.- son los pueblos aledaños los más afectados por las transnacionales que explotan a los animales. Contaminación del agua, del aire, enfermedades respiratorias y cutáneas. Monopolios que aniquilan el concepto de la economía justa y solidaria todo por el monstruo del capitalismo. El objetivo en esta lucha, es entender a las comunidades, hacer acercamientos y emprender procesos de instrucción teórica-política para armar verdaderos procesos de resistencia.

Proposición de alternativas ecológicas.- este programa de acción tiene varios objetivos. Primero, mediantes la praxis de las alternativas ecológicas acercarnos a la coherencia de nuestra declaración de principios. Segundo, difundir estas alternativas para generar nuevos modos de relación humano-naturaleza. Con la arista más fundamental: unir los modos de consumo con los modos de producción, y sobre todo afianzarnos sustentablemente del proceso social metabólico.

  1. Permacultura, bio-construcción y eco-construcción
  2. Talleres de cocina vegana
  3. Modos de transporte alternativos: bicicleta, transporte colectivo no contaminante, movilidad preferencial e intermodal.
  4. Reciclaje
  5. Talleres de menstruación consciente y elaboración de lunas ecológicas
  6. Talleres de elaboración de productos de aseo básico

Educación teórica y política a los miembros de ADLA

ADLA establece cursos, seminarios, y diversas formas de capacitación y concientización para sus miembros, con el objetivo de ayudarles a sostener una convicción y actitud de amar y defender a la naturaleza y los animales.

En la formación ideológica y política de los activistas de ADLA se enfatiza el respeto a todos los seres vivos desde una perspectiva bio/eco-céntrica, así como se promueve el conocimiento teórico de: teoría abolicionista, derechos de los animales, economía ecológica, antropología de género y antropología cultural, eco-marxismo. Así cómo instrucción de incidencia política a través del cyber-activismo: tecno y bio-política.

 

Estatutos de ADLA

CAPÍTULO I

De la Denominación, Emblema y Colores

Artículo 1.- Activistas por la Defensa y Liberación Animal Ecuador es una organización ética-política, cuya finalidad es la construcción de un planeta armónico desde una perspectiva bio/eco-céntrica. El principal objetivo es la lucha y resistencia social, así como la participación política de la sociedad en el cambio de actitudes en vías de una forma totalmente distinta de pensar al otro y a la otra, entendiendo al otro como la Naturaleza, los animales humanos y no humanos, y las distintas alteridades: diversidades sexo-genéricas, niños/as, adultos/as mayores, clase obrera, etnias no hegemónicas.

La denominación oficial de la organización es: Activistas por la Defensa y Liberación Animal. El logo es: una jaula rota de donde salen libres y salvajes algunos animales de “granja”, también se encuentran dos aves en libertad, pero al mismo tiempo se sugiere un rostro, y este rostro es el sub-comandante Marcos. Nuestro logo y denominación conceptual no supone especismo ni racismo ni sexismo ni clasismo.

El lema de ADLA es “Eco-defensa, liberación animal y revolución social”.

El presente Estatuto es de observancia general y aplicación nacional, estatal y municipal, para todos los integrantes de la organización; los órganos de dirección de ADLA en su ámbito nacional, estatal, municipal o en su caso delegacional, así como, los simpatizantes y afiliados deberán seguir y defender nuestros principios y objetivos.

 

CAPÍTULO II

De los Procedimientos para Afiliación de sus Militantes, Adherentes y

Simpatizantes

 

Artículo 2.- ADLA, está abierto para todxs lxs que se interesen, respeten y acepten la

Declaración de Principios, el Programa de Acción, y los Estatutos de la organización, que colaboren en la defensa y protección de la Madre Tierra y los animales. Las personas naturales que así lo decidan podrán afiliarse libre e individualmente a la organización con las siguientes modalidades:

 

I.- Militante, personas que se valoran como el principal activo de ADLA; con el compromiso y la participación en la toma de decisiones, que contribuyen a definir el proyecto de la organización;

 

II.- Adherente, las personas que contribuyen con ADLA  para la realización de sus fines y objetivos mediante aportaciones intelectuales, accionares eventuales y de propaganda; y

 

III.- Simpatizante, las personas que mantienen una voluntad activa de colaboración y se inscriben voluntariamente en un registro del correspondiente ámbito territorial; para recibir información de actividades, reuniones y participación en programas.

La afiliación a Activistas por la Defensa y Liberación Animal, es individual, personal, intransferible y libre.

 

Artículo 3.- Para ser militante de ADLA se requiere ser terrícola, abrazar nuestra declaración de principios y nuestro programa de acción a nivel simbólico y pragmático. Es decir, un requisito imperante es ser vegano/a abolicionista. Habrá ciertas excepciones, que serán discutidas en asamblea, para quienes no sean veganxs, pero sí vegetarianxs. Esto solo entrara en debate cuando el ingreso de estx militante suponga un enorme beneficio para el accionar de ADLA, y por lo tanto para la liberación animal. Otro requisito es entender y abrazar, a través del proceso de instrucción teórica, a las demás luchas de izquierda: feminista, indígena, obrera, ecologista. Con el objetivo de ser coherentes con nuestros diferentes programas de acción.

Artículo 4.- Para ser Adherente de ADLA, se requiere tener una noción bastante amplia de la problemática realidad de la explotación de los animales y la tierra. Estar de acuerdo con nuestra plataforma política, y si no llevan una dieta vegetariana estricta entendemos que en el camino de esta lucha lo harán.

Artículo 5.- Para ser simpatizante de ADLA tendrán que tener una mínima noción de la liberación animal y de la tierra. Y sobre todo, las ganas de involucrarse y adentrarse en el entretejido teórico y práctico de esta lucha, de nuestra lucha.

 

Capítulo III

De la estructura de ADLA

ADLA es una organización descentralizada, cuya organización es democrática, participativa y directa. Su accionar es mediante jerarquías planas. En tanto abrazamos la liberación animal, por principio aborrecemos toda forma de jerarquía o verticalidad. Desde el ecologismo social de Bookchin entendemos que para liberar a nuestros hermanos, los demás animales y a la Madre Tierra de toda forma de opresión debemos al mismo tiempo dejar de oprimirnos y ser autoritarios entre nuestra especie. Por lo tanto, el único organismo rector y de delegaciones es la ASAMBLEA GENERAL. Así como, las distintas comisiones de acorde a los distintos programas de acción que tendrán autonomía completa siempre y cuando estén alineados a la plataforma política.

 

  1. Asamblea General
  2. Comisiones

Educación

Resistencia social y veganismo popular

  • Eco-feminismo
  • Ecologismo radical
  • Trabajo popular

Campañas

Animales en situación de abandono

Proposición de alternativas ecológicas

Educación teórica y política

 

Modelo de auto-sustentabilidad.- A través de un modelo de autogestión, ADLA mantendrá y se apegara a sus principios de autonomía externa e interna. Evidentemente, cualquier actividad con el objetivo de generar recursos para el sustento de ADLA estará apegada a nuestra declaración de principios. En ningún espectáculo se venderán los cuerpos de animales muertos. Se fomentara la economía justa, popular y solidaria.

  • Producción y comercialización
  • Apoyo
  • Eventos sociales
  • Talleres desde la comisión de proposición de alternativas ecológicas
  • Trueke

20 de marzo: DIA MUNDIAL SIN CARNE

Posted on Actualizado enn

Cada 33 minutos mueren alrededor de 6 millones de animales en el mundo, según la FAO, esto equivale a 3.000 animales por segundo, y esto sin contar los peces.
Vacas, pollos, cerdos, ovejas…. Todos tienen la capacidad de sentir alegría, dolor o angustia, de la misma manera que lo hace un ser humano, o de la misma manera que lo hace tu perro o gato.
Los sistemas de producción usan a estos inteligentes animales como simples “unidades productivas”. Los han rebajado al nivel de cosas. Su vida está muy por debajo de la utilidad que puedan generar. Todos ellos son víctimas invisibles de toda una vida de abusos y explotación. Hacinados en jaulas, encerrados, inmovilizados, sometidos a manipulaciones y procedimientos muchas veces dolorosos, algunos de estos animales ni siquiera llegan a ver la luz del día sino solo cuando se los transporta al matadero.
Una de las torturas mas grandes para una madre es sin duda perder un hijo, sin embargo, para la industria de la leche éste no es un problema. Terneros de días de nacidos son arrancados de sus madres para que los seres humanos puedan consumir la leche que fuese diseñada para un bebé de vaca. Los recién nacidos son alimentados por un tiempo con sustitutos lácteos para que ganen un poco de peso y puedan ser vendidos, o en su defecto son enviados directamente al matadero para acabar con su vida. En otros países es común el consumo de la “carne de ternera”, la cual consiste en provocar anemia en estos animales recién nacidos al alimentarlos con una dieta baja en hierro, y restringir sus movimientos para producirles una especie de distrofia muscular, la cual para los consumidores es apetecible, ya que esta carne anémica es mas suave y más pálida que la de res.
Las cerdas en unidades de producción son vistas como simples máquinas reproductoras. Pasan toda su vida encerradas en jaulas que restringen sus movimientos naturales. Es más, llegan a ser tan grandes en jaulas tan pequeñas que muchas veces el acostarse o levantarse llega a ser una tarea casi imposible. Cuando tienen a sus bebes, es común que algunos de ellos mueran aplastados por su madre, debido a que no pueden darse la vuelta para observar donde están. A Los cerditos que sobreviven, se les mutila los colmillos y la cola, supuestamente para que no se lastimen entre ellos, y son castrados sin anestesia, de una manera violenta, muchas veces por personal no capacitado para el trabajo.
Las gallinas ponedoras tienen una suerte parecida. Miles de estos animales son colocados en largas filas de jaulas de batería, donde tienen el espacio suficiente tan solo para acostarse y levantarse. Muchas sufren de enfermedades en sus patas debido a que el piso de las jaulas no está diseñado para su bienestar, sino para la facilidad con la que el empleado pueda limpiar de las mismas. Aquí pueden pasar hasta 2 años, antes de ser descartadas como un animal inservible.
Estos son unos pocos ejemplos de la triste, injusta e invisible realidad de la producción animal en el mundo. Estamos aquí el día de hoy porque creemos que esta realidad se puede cambiar.
El Día Mundial Sin Carne (Meat Out Day según su nombre original en inglés) es la campaña mas grande del mundo para educar y concienciar a las personas en las bondades de una dieta basada en vegetales, sin ningún ingrediente de origen animal. Este evento fue realizado por primera vez en 1985 por FARM (Farm Animal Reform Movement), y hasta la fecha ha tenido un crecimiento a nivel mundial donde miles de personas buscan difundir el mensaje de respeto a todas las especies. El objetivo principal es ayudar a las personas a involucrarse en una dieta libre de crueldad y sin violencia.
Diversas organizaciones de promoción de la salud, como la Sociedad Americana del Cáncer, el Instituto Nacional del Cáncer (EE.UU), la Universidad John Hopkins y la Asociación Americana del Corazón tienen sus propias campañas para promover el consumo de una dieta basada en vegetales. La Asociación Dietética Americana ha sido clara en declarar que una dieta basada en vegetales es nutricionalmente completa para todas las etapas de la vida humana.
Es por esto que nos solidarizamos con el sufrimiento de millones de animales que día a día son víctimas de esta cruel explotación. Nos solidarizamos con todas las personas que se mueren de hambre a nivel mundial, ya que si todo el grano producido fuera destinado a la alimentación humana y no a alimentar animales, no existiría hambruna. Nos solidarizamos también con el planeta, ya que la producción animal es la primera fuente de contaminación del aire, del agua y del suelo. Produciendo mas gases de efecto invernadero que el mismo parque automotor a nivel mundial.
Les invitamos a reflexionar acerca de esta realidad. Porque creemos que cada uno es capaz de hacer un cambio en favor de la comunidad, donde podamos incluir a todas las especies dentro de nuestro círculo de respeto. Porque creemos que un nuevo mundo es posible, y que somos nosotros y nosotras los llamados a construirlo día a día.
VEGAN2
Link de la noticia:

BASES ÉTICAS DEL VEGANISMO

Posted on Actualizado enn

Las bases éticas del veganismo se basan en que los modelos de producción y la cría intensiva de animales responden a un tipo de discriminación descrito como Especismo (Singer, 1999). Este término fue acuñado por Richard Ryder, psicólogo y filósofo británico en 1970, quien menciona que el especismo es un tipo de segregación equivalente al racismo o al sexismo (Singer, 1999). Posteriormente otros filósofos como por ejemplo Peter Singer en su libro “Animal Liberation” le daría más fuerza y sobretodo demostraría la importancia de este tema con ejemplos concretos. Este concepto argumenta que el pertenecer a una determinada especie, como sería la especie humana, no nos da superioridad moral para explotar a otra especie por ningún motivo (Singer, 1999; Bentham, 1781).  Un animal es un ser sintiente y capaz de experimentar sufrimiento tal como lo haríamos nosotros, por lo tanto, no es correcto maltratar o peor aún matar a un ser sintiente para satisfacer un gusto y no una necesidad (Bentham, 1781). La ética detrás del veganismo es una ampliación de nuestro círculo moral para todas esas especies que son capaces de sentir. Es desde esta perspectiva que el filósofo Jeremy Bentham hace una reflexión importante: “La pregunta no es, ¿Pueden razonar? ni ¿Pueden hablar?, sino, ¿Pueden sufrir?” (Bentham, 1781). Para poder realizar esta “conexión” es necesario conocer cuál es la verdad detrás de las granjas de producción, así como la explotación a la que están sometidos los animales que se usan en espectáculos como diversión, los animales de compañía, los animales que sirven para la experimentación, y los que se usan como vestimenta.

Y por supuesto que los animales sufren en manos de los seres humanos. Las granjas de producción con el afán de incrementar sus ganancias han convertido la vida de los animales en un infierno (Singer, 1999). Desde el pollito más pequeño, hasta la vaca más grande, su vida está predestinada, ya que la industria ha dejado de ver a los animales como seres vivos y los trata a manera de “unidades productivas” (Riechmann, 2005; Singer, 1999). La mayoría de ellos viven en pequeñas jaulas durante toda la vida, donde moverse, caminar, o simplemente acostarse son privilegios que ellos no conocen hasta que los llevan al matadero (Singer, 1999). En el caso de las vacas, son animales que son obligadas a reproducirse de una manera antinatural y a más de eso, sus bebés son separados a edades tempranas para satisfacer los niveles de producción. Automutilaciones, enfermedades, estrés y muerte súbita son las consecuencias de este tipo de manejo en las granjas de producción, sin embargo, todo está oculto tras las excelentes campañas publicitarias donde se observan animales felices y libres en las granjas, pero lastimosamente nada de esto es real (Singer, 1999).

Podemos observar la explotación animal a todo nivel, por ejemplo los espectáculos donde se utilizan animales. Circos, corridas de toros, peleas de perros o gallos, son solo algunos de los ejemplos donde el maltrato y la diversión de unos pocos se juntan. Algunas de estas actividades escudadas bajo el lema de “tradiciones” no han podido ser abolidas, incluso en nuestro país. Los animales de compañía como perros y gatos también sufren de explotación a gran escala en las “fabricas de cachorros” o puppymills, donde se escogen razas para reproducirlas dentro de jaulas diminutas y poco higiénicas donde lo que prima son las ganancias económicas más no el bienestar del animal, el cual generalmente sufre de enfermedades incluso genéticas por la endogamia a la que son sometidos (Singer, 1999).

La experimentación animal es otro tema muy extenso y complejo a tratar. Por lo general, los que llevan a cabo este tipo de prácticas son las farmacéuticas, universidades o empresas cosméticas que están probando sus productos en modelos animales para después sacarlos al mercado para los seres humanos. Sin embargo, el testeo sobre animales no garantiza la seguridad de dichos productos debido a que cada especie es capaz de reaccionar de manera diferente a un mismo producto (Singer, 1999). El hecho de colocar sustancias irritantes o corrosivas en ojos de conejos, o de obligar a ingerir sustancias tóxicas a los animales para calcular la dosis letal de un producto, no son actos éticos, pero son justificados por un mercado que desconoce la realidad (Singer, 1999).

El uso de animales ya sea para diversión, experimentación o alimentación no están justificadas por la necesidad del ser humano, sino mas bien responden a un mercado y a clientes que son engañados o desconocen la verdad acerca de la explotación animal. El especismo es un tipo de discriminación equivalente al racismo o al sexismo que trata de poner los interés de una especie por sobre las demás, pero muchos filósofos han comenzado a reflexionar y defender la idea que este tipo de trato hacia otros seres vivos no es ético, y que tanto animales humanos como los no humanos son capaces de sentir y eso es lo que importa.

Referencias:

Bentham, J. (1781). An introduction to the Principles of morals and legislation. Recuperado el 01/03/2015 desde: http://socserv2.socsci.mcmaster.ca/econ/ugcm/3ll3/bentham/morals.pdf.

Riechmann, J. (2005). Todos los animales somos hermanos. Ensayo sobre el lugar de losanimales en las sociedades industrailizadas. Catarata Editores. Madrid – España.

Singer, P. (1999). Animal Liberation. Editorial Trotta. Madrid – España.